Ández habla por Emeterio

ÁndezSi fuera la apariencia un requisito para definir profesión u oficio, Angelito sería cualquier cosa menos pintor. Quizás maestro, ingeniero…, tal vez periodista. Miren, no tiene melena, tampoco barba, ni viste a la moda del descuido. Claro, quienes le conocen pueden verlo a la legua, porque casi siempre anda con gorra y unas “gafotas” de cristales negros que le cubren rostro y medio.

Pero dejemos a un lado el aspecto, porque al final poco nos sirve. Ángel Orestes Fernández Quintana, quien firma como Ández, sí es pintor. Lo lleva en la sangre desde pequeño, incluso cuando era más pequeño que ahora. Pertenece a esa suerte de enjambre de jóvenes artistas, envueltos en la aventura de oxigenar el desarrollo de la plástica en Cienfuegos.

Lector voraz, músico, pintor…Varios caminos, ¿no crees?

“Cierto, aunque la plástica fue el origen de todo. De chiquito me recuerdo dibujando, en la secundaria no paraba de hacerlo. Y así, hasta aparecer la opción de la Escuela de Arte. La primera vez no me aceptaron; ingresé al año siguiente.
“Ya después de graduado, sentí que conmigo vivía una parte de músico, siempre me gustó. Entonces, compré una batería por la calle, armada a pedazos, y, con dos o tres amigos, formamos un grupo de rock: Akupunktura. Estuve en la banda de 2003 a 2009.

“Con la literatura pasó igual. De niño me obsequiaron muchos libros, fue algo que la familia sembró en mí. Crecí en una casa donde no escasearon textos y donde había personas que leían. Me transformé en un lector insaciable.”

¿Cómo te defines, pintor de vocación o formación?

“De vocación, porque de lo otro… En realidad en la Escuela de Arte no estudié ni Pintura, sino Técnicas Tridimensionales y Diseño Gráfico. El dibujo resultó mi fuerte entre las manifestaciones de las artes plásticas, fue en lo primero que encontré acomodo. Sin embargo, ahora hallo más placer pintando, aun cuando al principio me costó trabajo. Hacía un dibujo coloreado. Todavía no llego a la cuerda que quisiera, necesito ver color, pero estoy en la ruta. Me falta muchísimo, como todos los artistas, que mueren aprendiendo.”

No obstante, le sobra espontaneidad y constancia. De olfatear un poquito en su obra, uno sale sorprendido por el modo en que la concibe y cuida, sin ánimo de aturdir o causar confusión al público. Por encima de las extravagancias, le importa comunicar. Valora el diálogo con el espectador mediante sus creaciones, de manera diáfana y con los menores ruidos posibles. Eso no le resta originalidad.

Háblame de Emeterio, ¿quién es?Emeterio bateador 07

“Aquí volvemos a la literatura. En la adolescencia empecé a sentir atracción por los temas históricos y disfrutaba leer muchos libros de Historia de Cuba. Me cautivaron las Guerras por la Independencia. Y, al regresar a la pintura a tiempo completo, comienzo a experimentar. Intentaba hacer un cuadro para homenajear a MáximoGómez, una de las figuras que aprecio.

“Lo conseguí y me agradó el resultado. Había hecho un mambí diferente, porque a veces queda el temor de que se parezca a Elpidio Valdés, pero no… Seguí con la idea y quise hacer una serie, con el objetivo de resaltar lo identitario: el mambí como símbolo de cubanía. Al inicio, lo variaba, le cambiaba el bigote, la forma del sombrero… hasta lograr una paridad.

“La gente me comentaba en la calle: ʻven acá, porque no le pones un nombreʼ. Yo explicaba que era solo un recurso visual y no tenía la intención de convertirlo en una excusa para denunciar un evento o circunstancia; después sí… Mis intereses como artista me llevaron a proponer algo con él. Se imponía llamarlo de alguna forma y le puse Emeterio, porque la mayoría de los mambises (mulatos y negros libres) vivía en el campo. Es un nombre común entre los guajiros, evoca al clásico campesino.”

¿Qué buscas proponer y denunciar?

“Me interesa la identidad, especialmente la pelota, por cuanto representa para el cubano, pese a ser una disciplina heredada de los norteamericanos en el siglo XIX. He tratado de documentarme bastante sobre el origen del béisbol en Cuba y su implicación para nuestra cultura. Desde sus orígenes, los propios mambises, por ejemplo, integraron clubes de pelota. Por eso, abordo dichos íconos (el mambí y la pelota), además de otros temas políticos, sociales…

“En el humor gráfico también quiero hacer cosas con él. Pretendo realizar una serie de chistes, una historieta, con la figura de Emeterio. Poner en su boca parlamentos que quisiera decir, mis inquietudes. Explotar el personaje como lo hicieron en su época, salvemos las distancias, Cristóbal de la Torriente con Liborio, Eduardo Abela con El Bobo, y René de la Nuez con El Loquito. Sería Emeterio hablando por mí.”

Para quienes ignoran la impronta de Ángel como artista de la plástica, les será mucho más fácil reconocerla en periódicos, suplementos, revistas, espacios televisivos o plataforma digitales. Solo en Cienfuegos deviene habitual colaborador de la Editora Cinco de Septiembre y del canal territorial Perlavisión, sin contar la presencia de su trabajo en otros medios de comunicación del país.

Algunos todavía consideran al humor gráfico un arte menor…

“Esa lucha es de años, pues esta manifestación comenzó como una apoyatura. Pero el humor gráfico actual, como casi todo en la postmodernidad, se ha expandido a las galerías. Ya realizamos humor para exhibir, hay humoristas volumétricos. De hecho, no pocos emplean recursos de las artes plásticas como la pintura, el grabado, la escultura. Por tanto, esa línea divisoria casi ni existe.”

¿Cuánto te ha aportado la relación con la prensa?

“Al estar cerca del periodismo he aprendido bastante: el mero proceso editorial, de cómo se trabaja para la caricatura… Me ha dotado de conocimientos, de madurez. En ocasiones debo entregar ilustraciones en un corto período de tiempo; esto me lleva a generar ideas en breve y a forzar la creatividad. Es una buena experiencia.”

¿Prefieres lo formal o apuestas por el contenido de la obra?

“Busco un equilibrio entre las dos cosas. Descubro placer al sentarme a pintar. Sentarme delante de un caballete, de una cartulina o lo que sea, para mí constituye un disfrute tremendo. Le concedo un 50 por ciento del trabajo.

“Por supuesto, tampoco deseo pintar algo reproductivo. Aunque no tenga un concepto determinado o pre elaborado, en lugar de reiterar, exploro nuevas temáticas. En cualquier caso, no me considero de los artistas transgresores en cuanto a ideas. Estoy muy amarrado a las formas tradicionales de hacer.

“Me gusta sentir el material en las manos, utilizar los pinceles, los lápices de colores, la tinta, la plumilla. Cuando lo hago, se me van las horas, pongo música; representa un goce indescriptible, no te puedo decir. Saber que de una cartulina en blanco empiezan a salir cosas…”. Imaginémoslo, porque de semejante sensación ha nacido Emeterio, ha crecido Ández, inmenso frente a un lienzo como fiel compañía.

Tomado del Canario ciego de Roberto Alfonso Lara

Anuncios

Una respuesta a “Ández habla por Emeterio

  1. Pingback: Ández habla por Emeterio | Noticias de mi Tierra·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s