Upec vela por el arte de cronicar

TECLADOHEARTokAl sistemático y consolidado trabajo integral que la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) desarrolla en diversos frentes aquí se le suma su ya proverbial empeño en acunar, preservar y hacer prosperar un género periodístico como el de la crónica, mediante la realización del encuentro nacional, el cual en cada edición cobra mayor resonancia dentro del concierto reporteril-escritural de la Isla.

Emblema, a no dudarlo, identificador del quehacer de la Unión en la provincia de Cienfuegos es este certamen abocado no solo a deconstruir el andamiaje teórico de la referida variante periodística; sino además a sugerir nuevas formas de abordarla, entendida su expresión dentro del maridaje inherente al anclaje de la posmodernidad en nuestro oficio y el concubinato del género con otros.

Así, ya sabemos, por ejemplo, que no resulta básicamente ineludible pensar el constructo de la crónica bajo la apelación canónica de la poiesis, de los febriles arrebatos líricos atribuibles al modelo según una tradición que ya, sin dejar de atender al siempre vigente basamento literario, se apea del tren de la ortodoxia de tropos, floridas metáforas o desbordes de cuitas para deslizarse hoy día sobre los carriles mucho más aportadores del apunte social y lo lúdico. Y, en consecuencia de lo segundo, emparentarse incluso -tal cual cultor fuera-, con cuan en casos indicaría constituir una suerte de multi-catarsis lancinante de los sujetos colectivos bajo la voz del signante-pivote, la ironía, el sarcasmo. Sin renunciar, cual saldo de la mutación, a su belleza ínsita.

Los exámenes teóricos propiciados en los talleres del Encuentro, donde exponen las principales firmas de la nación, hablan de la nueva anatomía de la crónica, a partir de la sugerencia constante a cultivarla, avivarla, multiplicarla. Sin encargos, grandilocuencias cantarinas e imposturas de usar y tirar.

El Encuentro Nacional de la Crónica, a celebrarse del 11 al 14 de noviembre y como siempre bajo la advocación de Miguel Ángel de la Torre, no solo lo distingue este año la peculiaridad de rendir homenaje al aniversario 85 de dicho escritor/ periodista cienfueguero; sino también la de conmemorar los 120 años de la caída en combate de José Martí, emperador de los cronistas cubanos del siglo XIX; y de igual modo el decenio del comienzo de los eventos de marras.

El certamen dará luz verde a la convergencia de los momentos teóricos y de análisis académicos en torno al molde creativo y a la escritura periodística en general, con debates, lecturas de textos, visitas a lugares de interés histórico cultural; e intercambios en centros de trabajo o estudio.

Amén de ganar en arco espacial (tres jornadas en la actual edición), serán admitidas obras de ciudadanos cubanos no vinculados a los medios de prensa, entre las cuales el jurado seleccionará las de mayor calidad, se les entregarán diplomas de reconocimiento y serán publicadas en La Gaceta de Jagua, el sitio digital de la UPEC perlasureña, tal como quedó consignado en la convocatoria distribuido por nuestro presidente, Jesús Rodríguez Díaz.

Reza en el propio documento, y es pertinente reproducirlo ahora, que en “el concurso podrán participar todos los periodistas de la prensa escrita, digital, radio, televisión y estudiantes de la carrera, a través de materiales publicados entre el mes de octubre de 2014 y el 30 de septiembre del 2015. Los alumnos pueden presentar obras inéditas”.
Algo tan interesante como bien pensado: la versión 2015 pone en agenda una nueva categoría denominada Trabajos Investigativos sobre la Crónica.

Lo anterior, sin duda, generará otros puntos de vista al análisis y esa diversidad hermeneútica proclive a dignificar en tanto objeto científico de estudio un territorio periodístico no factible de frecuentar por todos los teclados, micrófonos o cámaras.
Mas, no por erigirse en franco nicho asociado de forma común a determinados nombres -a la manera de la crítica de las manifestaciones artísticas u otras variantes del quehacer del gremio reservadas a unos pocos- es menos apasionante. “Solo lo difícil es lo estimulante”, decía Lezama, y el Encuentro invita a comprobarlo.

Por Julio Martínez Molina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s