Poesía para la voz

eduardo-rosilloPoesía para la voz traen las musas que hoy me inspiran. Llegan, galopan en tropel alegre y dejan imágenes que no se apagan. Vibran en las voces de hombres y mujeres que también llegaron para quedar en el recuerdo de todos. Algún día soñamos junto a ellos gracias a la sonoridad de sus timbres, lo mismo en la radio que en la televisión o el cine.

Están los que ocuparon y ocupan espacios estelares, los carismáticos, distintivos, dinámicos, creativos, coloquiales. Esos locutores que hoy celebran su día, porque alguna vez, decidieron quedar en el corazón de su gente, en la memoria vida del pueblo cubano

Germán Pinelli, con su inigualable costumbrismo, Dinorah del Real y su “Ritmos de Cuba”, Manolo Ortega, la voz del Noticiero Estelar,Consuelo Vidal, en “Detrás de la Fachada” o “San Nicolás del Peladero”, Capero Brito, entrañable moderador de “Escriba y Lea”, Gladys Gouzueta, y la “Visión” que nos regalaba desde su propio mundo en cada tarde de Radio Rebelde, Marlon Alarcón Santana, en el Noticiero Nacional de Radio o Eduardo Rosillo con “Alegrías de Sobremesa”.

Todos, absolutamente todos, resultan íconos de la expresión oral. Artistas con sensibilidad, orfebres de la voz y paradigmas de la cultura idiomática.

Poesía para la voz educa mis oídos. Suaviza mi alma de enamorado cuando evoco a Juan Ramón González Ramos en “Nocturno” o paseo los archivos de “Buenas Tardes” junto a la amiga Eva Rodríguez y ese “Saludos amigos” que nunca olvidamos.

Digo Locutor y despiertan los grandes del comentario deportivo. Juan Antonio Salamanca “Bobby”, Héctor Rodríguez, Eddy Martin, Rolando Crespo, Manolo Álvarez o Rafael “Felo” Ramírez. Con ellos las pasadas y presentes generaciones de cubanos, vibraron en la carrera de Alberto Juantorena en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, los títulos de Teófilo Stevenson en Campeonatos Mundiales o el “Azúcar, abanicando, el pez mordió el anzuelo”, muy característico en las narraciones de Salamanca.

Soy locutor de radio. Desde la cabina de mi emisora “Ariguanabo”,puedo tocar el alma de los insensibles, hacer reflexionar con criterios que llevan la carga para matar bribones de que habló Rubén Martínez Villena, también, deslizo los versos de Dulce María Loinaz, Carilda Oliver Labra, Mario Benedetti o José Martí, en una crónica sentida que hace hablar al corazón.

Es el primer día del último mes del año. El almanaque peina sus canas de cada año y al llegar este día, siento felicidad de ser parte del gremio de locutores cubanos, despertar a la gente de la radio en la revista matutina “Si de informar se trata” o alegrarle las noches en el musical sonoro que es “Superdisco”. ¡Gracias, mi amiga radio! En ti descansan parte de mis memorias. Contigo, seguiré tejiendo amaneceres porque la locución y el periodismo no me resultan indiferentes.

Por Carlos E. Rodríguez González, Radio Ariguanabo, Artemisa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s